Normalmente son necesarias entre 3-4 sesiones con una diferencia de 7-10 días entre cada sesión.
Personas con enfermedades crónico/degenerativas, autoinmunes, tumorales o con un estado avanzado de deterioro y convalecencia pueden llegar a requerir más sesiones, alrededor de 5 o 6.

En caso de estar sano, se recomienda realizarse un rastreo de Par Biomagnetico cada 4 a 6 meses.